El cuento del monstruo de colores y el coronavirus